Cómo ser vegana hizo que dejase de comprar en Zara y H&M (y similares)

Publicado por

Hace unos 6 años hice el siguiente experimento: durante un mes, intentaría vestirme usando toda la ropa que tenía en mi armario, sin repetir ninguna prenda y sin comprar nada nuevo; podía repetir únicamente zapatos, faldas y pantalones (y ropa interior). Creo que leí sobre este “experimento” en algún blog, y lo hice principalmente para demostrarme a mí misma y al universo que yo no lo podría cumplir porque era una desgraciada que no se podía comprar toda la ropa que quería (yo hace unos años era una desgraciada por muchas tonterías). Pues bien, después de 30 días no llegué a usar toda la ropa que tenía. Casi ni repetí pantalones y faldas.

Darme de bruces contra esta realidad me marcó un poco y dejé de comprar tanta ropa, y cuando me mudé a Londres me desprendí de gran parte de mi armario, pero no me planteé ningún cambio importante. La mudanza de Londres a San Francisco fue más radical. Donamos la mitad de nuestra ropa y después de sobrevivir durante 3 meses con lo que entraba en una maleta, supe que no necesitaba tanta ropa para nada.

También mi veganismo se hizo más radical. Y si me preguntaba de dónde venía TODO lo que comía, también me empecé a preocupar por la procedencia del resto de cosas que consumía, entre ellas la ropa. “Qué bien poder comprarme unas botas veganas supertiradas de precio”, pensaba; pero entonces, ¿de qué estaban hechas?, y ¿quién las hacía?

Empecé a leer e investigar sobre el tema. Pero leer queriendo aprender, no tomándomelo como un ataque o un juicio, como en muchas ocasiones había hecho hasta ese momento. No mola que alguien me diga que el hecho de que yo me compre unas botas supertiradas de precio supone que alguien en la otra punta del mundo vive en la más absoluta miseria y el medio ambiente se va a la mierda. No mola nada. Así que tuve que hacer un esfuerzo y dejar mis “peros” a un lado. Al final, terminé dejando a un lado la fast fashion también.

rebajas-fast-fashion-sin-carne-y-a-lo-loco
Que haya rebajas no significa que tenga que comprar y mira, qué liberación

Me di cuenta de que me habían vendido la idea de que tener una tienda en cada esquina de Gran Vía en la que comprar 3 vestidos por 30 € es la monda; tengo que reconocer que me costó aceptar que no necesitaba 3 vestidos iguales-pero-en-colores-diferentes-porque-están-de-rebajas-y-hay-que-aprovechar. Y me atreví a aceptar que este ritmo de consumo afecta a aquellos que producen esa ropa en condiciones de trabajo pésimas; que afecta a un planeta que no puede con más químicos ni con más desechos; y que me afectaba personalmente con una sensación continua de insatisfacción porque siempre había algo nuevo que comprar.

Así que una vez me empecé a informar sobre el veganismo y el efecto de mi consumo en el planeta, no solo decidí dejar de comprar ropa que supusiese la explotación y muerte de animales, sino que además dejé de comprar aquella ropa —y productos en general— que no pudiese comprobar que estuviera hecha en buenas condiciones de trabajo y de manera sostenible.

¿Y cómo lo haces ahora?, te preguntarás. Pues mira, entre que ya no me interesa seguir lo que está de moda —no tengo ni idea de lo que “se lleva” y no puedo sentirme más liberada— y que me cuesta días y días (Y DÍAS) de investigación encontrar lo que busco, al final el tema se reduce a que no compro casi nada.  Si necesito algo, lo compro en tiendas de segunda mano —en San Francisco hay bastantes/muchas—  y a marcas que fabrican sus productos en US (que es lo que me pilla cerca) o que tienen políticas muy claras en cuanto a las condiciones de trabajo de sus empleados. Dos ejemplos de marcas que he comprado últimamente son Nicora Shoes (empresa de zapatos de Los Angeles, creada y dirigida por mujeres) y Reformation (tienen las fábricas en Los Angeles también y sus vestidos tienen bolsillos, ojo).

Estas marcas son en general más caras, pero compro MUCHA menos ropa al año por lo que aun así, termino gastando MENOS. Y como me lo puedo permitir, creo que debo apoyar a marcas que deciden arriesgarse y producir con costes más altos; para que en un futuro, las tecnologías y materiales que usan sean accesibles a todo el mundo.

ropa-minimalista-sin-carne-y-a-lo-loco.jpg

Esto me pasa con todo lo que compro. No sabes lo complicado que puede ser comprar cosas tan básicas como toallas, calcetines o bragas. Pero es un proceso en el que se aprende un montón. Y en el que hay que darse un respiro, ojo. Que si después de meses buscando no encuentro nada que cumpla todos y cada uno de mis estándares de calidad y realmente necesito algo, compro lo que puedo permitirme, porque lo hago de manera consciente.

Mi consejo después de todo este rollo que he soltado es el mismo que aplico al veganismo y a mi vida: encuentra ese punto en el que te sientas a gusto con las decisiones que tomas a diario y que al final definen quién eres. Yo creo firmemente que ningún ser vivo debe ser torturado o vivir en condiciones pésimas para que yo pueda comer o ir vestida y creo que es nuestro deber proteger el medio ambiente. Por eso soy vegana y no compro fast fashion.

El primer paso es atreverse a conocer la realidad, algo que a día de hoy es bastante fácil. Así que si te interesa investigar más sobre este tema, aquí te dejo algunas recomendaciones:

  • Te recomiendo mucho muchísimo seguir a Cynthia Bagué en Instagram. Para mí es inspiración total y no solo habla sobre moda sostenible y DIYs, también sobre libros bonitos y la vida en general ✨ No te pierdas sus stories.
  • Brenda Chávez, autora de Tu consumo puede cambiar el mundo.
  • Otra cuenta de Twitter a la que seguir es la de Fashion Revolution, que tiene versión para España.
  • Ashlee Piper (en inglés). Periodista que escribe sobre moda sostenible. También te recomiendo seguirla en Twitter.
  • El blog tortoise & lady grey (en Inglés) también me inspiró y me ayudó mucho al principio. Tiene un libro/guía muy interesante, 6 Steps to a Sustainable Wardrobe, con mucha información y ejercicios prácticos para empezar a cambiar nuestra forma de relacionarnos con la moda. Lo recomiendo totalmente.
  • Cada vez que voy a comprar algo, uso la app Good On You. Valoran las marcas de ropa y calzado dependiendo de lo sostenibles que son, su impacto en el medio ambiente, si son veganas y las condiciones de trabajo de sus empleados; una maravilla. No sé si está disponible en España, pero si vives en US te la puedes bajar seguro. En su cuenta de Twitter también incluyen mucha info interesante. ¿Conoces alguna app/web similar en España/ Europa? 🤔

2 comments

  1. No podría estar más de acuerdo con todo lo que dices. Una vez tiras del hilo (nunca mejor dicho, todo empieza a tener sentido y empiezas a preguntarte muchísimas cosas. Y comienza el cambio. Me apunto aquí todos los enlaces que has compartido, algunos no los conocía!! Y muchísimas gracias por mencionarme!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s